El 30% de los talleres en Baleares es ilegal

El 30% de los talleres en Baleares es ilegal

Cerca de un 30% de los 2.114 talleres de coches censados en Baleares son ilegales, según estima la Asociación Balear de Especialistas Reparadores de Automoción y Náutica (Aberan), una de las tres asociaciones del sector que se han unido para reclamar a la Administración que actúe contra este fenómeno, informa el periódico El Mundo, que recoge las declaraciones de Julio González, presidente de Aberan, quien se queja de la “inoperancia” de los poderes públicos, incapaces hasta ahora de detener la proliferación de talleres en las Islas. Su intención es la de dirigirse a los ayuntamientos para que sean las propias policías municipales las encargadas de cerrar unas instalaciones sin licencia de apertura ni de actividad.

En estos talleres ilegales, los arreglos pueden salir en torno a un 20% más baratos, “un 30% como máximo”, según González, algo en consonancia a lo que se ahorra el mecánico sin papeles en la puesta en marcha de su negocio. “De entrada ya se ahorran el 21% del IVA y encima tienen el mismo descuento en la compra de material que nosotros”. Por su parte, Joan Crespí, presidente de la Asociación Empresarial de Automoción y Náutica de Baleares (Asema), destaca también que “o pagan ni la cuota de autónomo, ni a personal,… Ni siquiera necesitan que el local esté en primer línea o en un lugar que destaque”.

Pero el principal problema suele ser el riesgo asumido con una reparación realizada en una instalación no homologada y sin garantía. En ese sentido, González y Crespí coinciden en que las reparaciones defectuosas pueden tener una incidencia importante en la seguridad de las personas, a lo que se añade el problema de la contaminación medioambiental. En estas circunstancias, “la confianza en que las administraciones actúen no es muy alta”. Según estos responsables, las inspecciones de la Consejería balear de Trabajo e Industria se limitan a las de las instalaciones abiertas.

Por otro lado, desde hace dos años se estableció la obligatoriedad de que, en caso de que un vehículo deba pasar por una segunda ITV después de una reparación relevante, el propietario debe presentar un certificado que acredite que el arreglo ha sido efectuado en un taller con todos sus papeles en regla. “Pero, a la hora de la verdad, los técnicos de la ITV ni siquiera lo reclaman”. En sus conversaciones con los dirigentes del Consell de Mallorca, los representantes de Aberan y Asema han expresado su confianza en que el cambio de gestión previsto en la ITV asegure las comprobaciones en este sentid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*