Continental, premio CES 2018 por su pantalla 3D Touch Surface Display

Continental, premio CES 2018 por su pantalla 3D Touch Surface Display

La primera pantalla táctil del mundo con una superficie 3D ha sido desarrollada por Continental y combina un aspecto visual único con un nuevo concepto operativo. Gracias a esta innovación, de manejo muy intuitivo, Continental ha sido galardonada con el premio CES 2018 a la Mejor Innovación en la categoría ‘In-Vehicle Audio/Video’, el más alto galardón en su categoría, por su avanzado diseño y tecnología de vanguardia. Además, la compañía ha sido premiada por sus tecnologías CAirS y Ac2ated Sound, también expuestas en su stand en el certamen.

La creciente demanda entre los usuarios de nuevas funciones y contenido digital hace que las pantallas táctiles de los vehículos sean cada vez más grandes. Mientras que las pantallas convencionales son ideales para la visualización de información digital, sus defectos se hacen evidentes al hablar de facilidad de uso y posibilidades de diseño para los fabricantes de automóviles.

Como respuesta, Continental ha desarrollado una superficie 3D para su nueva pantalla táctil. Los elementos 3D permiten una individualización para cada fabricante de la pantalla y, al mismo tiempo, sensibilidad para guiar los dedos por la pantalla. La tecnología háptica de Continental posibilita que la pantalla proporcione una respuesta táctil cuando se toca, lo que permite a los conductores manejarla de forma instintiva sin necesidad de apartar la vista de la carretera.

Los conductores pueden utilizar elementos 3D sensibles al tacto en los laterales de la pantalla para establecer funciones de uso frecuente, como controles deslizantes para el volumen o la temperatura, sin tener que desplazarse fuera del menú desplegado. En el centro de la pantalla se sitúan unos botones virtuales específicos que permiten el control, sin mirar, de una serie de aplicaciones que cambian en función del menú activo. Para evitar que el conductor active accidentalmente cualquier función al interactuar con los elementos 3D, se mide la presión ejercida (fuerza de detección) antes de ejecutar un comando.

Además, la retroalimentación háptica avisa al conductor cuando han alcanzado el borde de un elemento al pasar el dedo, lo que le permite distinguir entre diferentes botones virtuales sin tener que mirar la pantalla. Se emite en forma de un pulso mecánico corto y muy preciso que se transfiere a la superficie de la pantalla. Cualquier movimiento mecanizado de la pantalla es completamente invisible a simple vista.

Para optimizar el contraste de la pantalla 3D Touch Surface Display, Continental ha utilizado elementos topográficos ópticamente adheridos de hasta diez milímetros de altura y con un color homogéneo, que pueden modificarse para adaptarse a cualquier tamaño y forma de pantalla.

Deja un comentario